Inicio > Noticias > Quinto título mundial para Abraham Roqueñi

Quinto título mundial para Abraham Roqueñi

Quinto t�tulo mundial para Abraham RoqueñiEl torrelaveguense logra el entorchado del peso superwelter de muay-thai

El torrelaveguense Abrahan Roqueñi consiguió su quinto entorchado mundial, en esta ocasión en la modalidad deportiva de muay-thai, en un combate memorable y ante un rival que venía precedido de un palmarés que le situaba entre los tres mejores luchadores mundiales en su peso, pero que fue sorprendido por un magistral Roqueñi que dio un auténtico recital ante sus paisanos que en número de 3.000 se dieron cita en el coliseo santanderino del Palacio de los Deportes.

Esta nueva victoria de Roqueñi le reafirma en el ránking regional como el deportista cántabro con más títulos mundiales a nivel individual y en dos modalidades deportivas diferentes y uno de los primeros a nivel nacional.

Previo a la disputa de los títulos en juego se celebraron cinco combates profesionales de kick boxing, reglas K-1, con un aceptable nivel destacando las victorias de los luchadores Erdozain, Eguzquiza y Tchinda, todos ellos adscritos al Gimnasio Kanku de Pamplona. En pesos pesados se impuso por K.O el belga, sensacional, Diop Hicham ante el rumano A. Bococci del Gym Verdún de Barcelona.

El primer título mundial de la noche lo disputaron el parisino Gregory Choplin y el belga Jan de Keyzer en un combate pactado a 5×3. No defraudó la pelea y ambos competidores demostraron por qué están en la élite mundial de los deportes de contacto. Mayoritariamente el público se identificó con el belga, que fue de menos a más, aunque finalmente se impuso G. Choplin en un ajustado resultado a los puntos.

El último combate de la velada los disputaron Abraham Roqueñi y el tailandés Kit Shitponlek, con el embajador de Tailandia en España en las gradas. A pesar de la contrastada calidad del cántabro, flotaba en el aire la duda de si sería capaz de doblegar a su rival, natural de un país donde el muay-tai es casi tanto una religión como un deporte con proyección mundial, y que si bien para Roqueñi no es un deporte desconocido -hace años participó en Tailandia en campos de entrenamiento en compañía de su entrenador Pedro C. Rodríguez y del cartiego Javier Calvo- teniendo en su palmarés varias victorias en esta modalidad, no es la especialidad en la que los aficionados esperaban que se desenvolviera mejor. A ello debe sumarse que 28 días antes Roqueñi había participado en Bilbao en el prestigioso torneo Apocalipsis disputando tres combates en una misma noche para, finalmente, alzarse con el triunfo, pero que le dejó secuelas de las que era muy dudosa su total recuperación para esta importantísima cita. Pero los grandes campeones no se amparan en excusas y Roqueñi salió a darlo todo.

Tras los actos protocolarios y la consabida danza ritual que todo luchador tailandés realiza antes de combatir, dio comienzo el combate (5×3). El primer asalto fue de tanteo notándose el respeto que prevalecía entre ambos. Tan sólo cabe anotar un directo de derecha de Roqueñi que impactó claramente en su rival, a lo que respondió éste con un low-kick bajo que hizo perder el equilibrio al cántabro, quien en el segundo asalto tomó la iniciativa -que no dejó ya en todo el combate- llegando con claridad al tailandés, más interesado en llevar la pelea a su terreno donde su “eléctricas” piernas son mortíferas. Con buenos desplazamientos laterales Roqueñi desarrollaba su táctica que no era otra que atacar y salirse del ámbito de acción donde su rival podía hacerle más daño.

Fruto de esa estrategia llegaron varias series del cántabro que al finalizar el tercer asalto se ponía claramente por delante de Shitponlek, quien consciente de ello contraatacó poniendo en algunos apuros a Roqueñi en el cuarto asalto, si bien éste puso las cosas en su sitio impactando en su contrario un magistral high-kick de revés que hizo levantarse de su asientos a los tres mil espectadores que vivieron en directo el combate. En el último asalto la presión del tailandés se hizo más evidente, pero fue bien frenado por Roqueñi que hizo vanos todos los intentos de Shitponlek. Victoria final para Roqueñi en la que combinó inteligencia, estrategia y efectividad además de un fondo físico envidiable, estando magníficamente asesorado desde la esquina por su entrenador y cuñado Pedro Bushido.

Buena la organización del evento lo que constituye también un éxito para el promotor Miguel González, director del Gimnasio Míchel de Laredo.

Publicado por: SSP. Santander http://www.eldiarioalerta.com

About these ads
Categorías:Noticias
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: