Inicio > Cintas Negras > Maestro

Maestro

“Aquel que lo sabe todo le queda mucho por aprender”

La palabra “Maestro” encierra en su significado más que instructor, más que profesor, inmensamente más que lo que se pueda leer en un diploma.

El ser Maestro no es solamente lograr el título de Maestro-Entrenador Nacional. Este es más bien un Entrenador deportivo, por lo tanto llamarse Maestro es una prepotencia.

El Maestro no es sólo el que transmite unos conocimientos técnicos, sino el que demuestra ser ejemplar en su manera de ser, estar y comportarse en la vida con una ética profesional y humana.

Cuantos se esconden tras este título, las Artes Marciales, tienen una especial predisposición para ello y es muy frecuente que, tras el alto grado, un traje y un cinturón se pueda falsear si no se demuestra con acciones, pero como dice la frase, se puede engañar a unos pocos por un tiempo pero no a todos todo el tiempo, hasta el mismo alumno se dará cuenta, ellos los que engañan son los primeros en saber su falsedad. ¿Cómo se llega a un grado por recompensa, por dedo directo (es decir, por intereses ocasionales políticos), por examen? ¿Este grado lo concedió una Asociación o una Federación Nacional reconocida por el C.S.D.?

Teniendo las respuestas a estas preguntas podremos explicamos como se anuncia tanto Maestro.

Como dice el dicho popular la velocidad se demuestra andando y el Maestro lo debe de demostrar en el Tatami, aunque excepcionalmente esto puede percibirse o transmitirse sin acciones ni palabras.

Sólo algunos escogidos llegan a hacer suyo el sentido de esta palabra.

“El alumno puede perder de vista a su maestro, pero no olvidarlo”

De lo anteriormente expuesto deducimos la importancia del Maestro ante la sociedad y en particular ante el alumno individual.

El Maestro no es meramente un instructor físico y técnico que se limita a enseñar una disciplina, es alguien que influye en la actitud ante la vida del alumno. En los tiempos que corren hay muchos instructores y pocos maestros.

El alumno trata de asemejarse al maestro siguiendo sus pasos, debemos cuidar que ellos sean los correctos para que ambos anden en el Do de la superación física y mental, que es en fin, la meta que deseamos todos alcanzar.

Es una tarea de Maestros enseñar a vivir.

“El Maestro coloca al alumno ante el espejo y luego le empuja a través de él”, J.L. Lazarin

Pedro Rodríguez Dabauza

Publicado en la revista Cinturón Negro, Marzo 2000

Anuncios
Categorías:Cintas Negras
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: