Inicio > Noticias > Boxers

Boxers

Una de las cosas que caracterizan al siglo XIX y principios del XX es el abrasivo imperialismo a la que se lanzó Europa en post de colonias que le sirvieran para abastecerse, enriquecerse, o simplemente engrandecer a las naciones, además este férreo colonialismo es una de las causas de la primera guerra mundial.

Para no ser menos China (antigua potencia, más bien en declive desde un par de siglos antes) no se quedó atrás en esta colonización, aunque si más bien en vez de ser ella la colonizadora (como lo fue antaño sobre gran parte del oriente) era ella la que iba a ser sometida a la colonización Europea de una manera brutal y endémica, con el beneplácito (en ciertos momentos) de la propia corona imperial China.Los antecedentes para la colonización de China nos los encontramos en la “Guerra del Opio”(1839) contra Gran Bretaña, la cual pedía que se abrieran los puertos para que pudiera comerciar libremente en China con el opio, pero China no accede y entra en guerra, la cual pierde y ha de firmar el humillante tratado de Nanking, por el cual ha de ceder a Gran Bretaña el territorio de Hong-Kong, y abrirle el libre comercio con los puertos de Shangai, Ning-Po, y Fu-Chou.Este tratado (fuera aparte de la humillación que supuso a China) atrajo la atención de los demás países europeos, que vieron en China un nuevo foco de colonización y así fue, Rusia consiguió ejercer el control sobre Port Arthur (Vladivostok) y Darien, Francia estaba presente en Indochina, Holanda en Indonesia, la revolución Meiji había puesto a Japón a la altura de cualquier potencia Occidental y le permitió arrebatar a China el control sobre Corea. En 1898 tras la guerra con España, Estados Unidos toma el control sobre Filipinas y la isla de Guam.En 1850 China tenía 300 millones de habitantes, y estaba distribuida en 18 provincias centrales, y ocupaba las dimensiones de un continente, pero estaba mal comunicada y era demasiado extensa, lo que hace que durante este siglo XIX, China viva una yuxtaposición de muchas Chinas tanto étnica, como culturalmente.Los extranjeros se van a centrar en torno a Beijin (Pekín) donde reinaba el emperador, y las grandes ciudades donde se concentraban todas las actividades (este es el caso de Shangai, Cantón, Nanking….).En la década de 1860 las potencias extranjeras empiezan a abrir sus correspondientes embajadas en Pekín, para poder estás cerca de los círculos de poder y de la esfera de influencia del propio emperador y es durante está época cuando surge la revolución de los Tai ping ( a la que citaremos brevemente para poder ponernos en prolegómeno) que fue una revolución en contra de la dinastía imperial Ching y poder reinstaurar en el poder a la dinastía Ming. La nueva emperatriz regente (Che-Hi) ha de apoyarse en los occidentales para acabar con esta revolución, que una vez sofocada hace que China se sumerja en un mayor retroceso (la emperatriz refeudaliza el imperio) es la propia política imperial la que hizo fracasar el incipiente desarrollo económico que se estaba llevando a cabo.Se lleva a cabo entonces una nueva reforma para poder modernizar china, los nuevos liberadores serán llamados los Chang Yu Wei (1898) y son asociados al poder, es lo que se conoce como el período de los 100 días. Pero el pueblo está descontento, desde el fracaso de la revolución de los Tai ping China vive convulsionada y se plantean nuevas formas de lucha contra el poder extranjero, estas ideas serán gestadas en el seno de las sociedades “secretas” (según la historiografía Europea son secretas ya que no conocen los secretos que en ellas se albergan y los chinos ante la situación a la que le había llevado los europeos no estaban muy por la labor de ofrecerles sus antiguas tradiciones) son sociedades de lucha que desde Europa serán llamadas de los boxeadores, es decir se estaba planificando la guerra de los boxeadores.Pero ahora nos surge una duda ¿quiénes eran estos boxeadores? Nadie se parece a saber el origen exacto de los boxeadores (I Ho Ch’uan los puños armoniosos de virtud), lo que si es cierto es que estos grupos estaban compuesto en su mayor parte por luchadores de artes marciales (de ahí la designación de boxeadores) a los que se les unieron grupos descontentos de la población. Aunque el origen es incierto sabemos que (al igual que la rebelión Tai ping) el movimiento de los boxeadores tenía cierto carácter anti imperial y de carácter político religioso, que triunfo por toda China como una llama en un polvorín.Su causa, al principio, era derrocar el gobierno imperial de Ching y expeler a todos los “diablos extranjeros” de China. La emperatriz, sin embargo, consideró una manera de utilizar a los boxeadores. A través de los ministros, ella comenzó a animar a los boxeadores. Pronto un nuevo lema “apoya a Ching; destruye al extranjero!” aparecido sobre la bandera de los boxeadores. En los meses tempranos de 1900, los millares de boxeadores vagaron por el campo. Atacaron misiones cristianas, matando misionarios y a conversos. Entonces se movieron hacia las ciudades, atrayendo más y más seguidores. Los Ministros de Asuntos Exteriores nerviosos insistieron sobre el inmovilismo del gobierno para con los boxeadores. La emperatriz respondió el 11 de enero de 1900, con un declaración que los boxeadores representaron un segmento de la sociedad China, y no debe ser etiquetada una organización criminal. Su ayuda poco entusiasta para las tentativas del ejército chino en calmar la violencia y la influencia de los simpatizantes del boxeador en la corte imperial, indujeron a los gobiernos occidentales a desplegar fuerzas militares en la costa china para proteger sus ciudadanos e intereses.Hacia el 1900, la violencia del boxeador era virtualmente desenfrenada por las autoridades chinas. El 30 de mayo, los Ministros de Asuntos Exteriores en Pekín llamaron para que las tropas protejan a legaciones en Pekín. Cuatrocientos treinta marineros e infantes de marina, llegaron a las legaciones el 31 de mayo. El 9 de Junio, los boxeadores comenzaron a atacar la extranjera en Pekín, y el Ministro de Asuntos Exteriores mayor, Sir Claude MacDonald de Gran Bretaña, solicitó una fuerza importante de la relevación momentos antes que las líneas de telégrafo fueron cortadas.La primera tentativa de relevar a las legaciones extranjeras en Pekín consistida en sobre 2.100 hombres (sobre todo marineros e infantes de marina) de Gran Bretaña, de Alemania, de Rusia, de Francia, de los Estados Unidos, de Japón, de Italia, y de Austria. La fuerza aliada salió la ciudad de Tientsin el 10 de Junio, bajo el mando del almirante británico Sir Edward Seymour. Sin embargo, la fuerte resistencia de los boxeadores y la oposición china imperial forzaron a Seymour a volver con su columna damnificada a Tientsin el 22 de Junio. Las energías aliadas trabajaron para montar una fuerza más fuerte, y el 5 de agosto 1900 de salió Tientsin con 20.000 hombres, incluyendo 2.000 americanos. Después de luchar dos batallas importantes contra enormes fuerzas chinas, la fuerza de los aliados alcanzó a legaciones extranjeras en Pekín el 14 de agosto.Durante los meses siguientes, las fuerzas occidentales y Japón en China continuaron creciendo. Terminaron su ocupación de Pekín y se separaron en el campo de China norteña, rompiéndose encima de las concentraciones de boxeadores. El 1 de febrero 1901 las de autoridades chinas acordaban suprimir a la sociedad del boxeador, y el 7 de septiembre firmó el protocolo de la paz de Pekín con las naciones aliadas, terminando oficialmente la rebelión del boxeador.China sufrió un soplo devastador a su prestigio y energía, que permitieron que las naciones extranjeras consolidaran sus intereses y aumentos territoriales anteriores. El estado chino debilitado no podría interferir en la guerra (1904-1905) entre Rusia y Japón que aseguraron la dominación japonesa.Los Estados Unidos podían desempeñar un papel significativo en suprimir la rebelión de los boxeadores debido a las naves y las tropas americanas desplegadas en las Filipinas como resultado de la conquista de los EE.UU. de las islas durante la guerra americana española (1898) y la actividad insurgente filipina. En las mentes de muchos líderes americanos, la rebelión de los boxeadores reforzó la necesidad de conservar el control de las Filipinas y de mantener una presencia fuerte en el Pacífico.Como hemos visto, la guerra de los boxeadores supuso un canto de Cisne para la independencia colonial de China, que estuvo sumida en las influencias extranjeras hasta 1949 (la revolución de Mao Tse). Sin duda alguna estos boxeadores (artistas marciales, intelectuales, religiosos, campesinos….) fueron la esperanza que albergaban los chinos para deshacerse del yugo extranjero que, tan endémicamente, había estado exprimiendo a la milenaria China.

Publicado en http://www.artesguerreras.com  Por: Borja Marín Tamayo

Anuncios
Categorías:Noticias
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: